Arbutus unedo L.

Nombre científico:             Arbutus unedo L.

Familia:                                 Ericaceae

Nombres vulgares:             Madroño, madroñera, borto, alborocera

El madroño es un arbolillo que aparece de forma ocasional en la Sierra de Hoyo de Manzanares y sus alrededores, aunque posiblemente fue más abundante en el pasado. Sin embargo, los incendios, el ramoneo del ganado, y la utilización como leña y carbón, le han obligado a recluirse en los roquedos para poder sobrevivir.

Arbutus unedo 1

Madroño rupícola 1De hecho, el que esté acostumbrado a ver madroños en la zona, podría llegar a pensar que se trata de una planta exclusivamente rupícola, pues no son pocos los viejos madroños que se retuercen entre las grietas de algunas rocas, desafiando a las duras condiciones de nuestro clima. No es así, como puede verse en algunas zonas de la Península, sobre todo donde la influencia del mar les ofrece la humedad ambiental que tanto agradecen.

Donde medra (o medró) a placer, ha dado lugar a topónimos que aluden a su abundancia (Madroñeras, El Madroñal, Navas del Madroño, Sierra Madrona, etc). En estas zonas no crece normalmente entre rocas y llega a formar rodales de cierta entidad.

Madroño rupícola 2

Cuando se le deja crecer, puede llegar a formar árboles de buen tamaño, como es el caso de este madroño situado en Torrelodones, y que no le anda a la zaga a las encinas que tiene alrededor.

Porte Arbutus unedo

No es raro que la presencia del madroño se asocie a la del alcornoque, por lo que no es de extrañar que ambos árboles lleguen hasta las laderas de la Sierra de Hoyo, sobre todo en orientaciones Sur o Suroeste.

Los madroños florecen a finales de otoño e invierno y los frutos maduran al año siguiente por las mismas fechas, por lo que flores y frutos coinciden en tiempo en el árbol. Esto le da un interesante valor decorativo que ha hecho que sean bastante usados en jardinería.

Arbutus unedo flores y frutos

Los frutos son muy consumidos por algunos animales como rabilargos, mirlos o zorros, que colaboran en la dispersión de sus semillas entre las rocas. Una curiosidad del fruto es que su consumo causa efectos similares a la embriaguez. Esto se debe al contenido en alcohol de sus frutos maduros y a que contienen una sustancia llamada arbutina que afecta al cerebro y provoca náuseas, desequilibrios y cefaleas. De esta propiedad parece ser podría provenir su nombre científico Arbutus unedo, que vendría a significar algo así como arbolillo del que sólo se puede comer uno.

El madroño está protegido en la Comunidad de Madrid (como taxón de interés especial) mediante Decreto 18/1992, de marzo por el que se aprueba el catálogo Regional de Especies amenazadas de fauna y Flora silvestres y se crea la categoría de árboles singulares.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Alcornocal y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s