Daphne gnidium

Nombre científico:     Daphne gnidium L.

Familia:                        Thymelaeaceae

Nombres vulgares:     Torvisco, torovisco, matapollo, matagallina

Porte de Daphne gnidium

Este pequeño arbusto perennifolio es una de las plantas más comunes del piedemonte de la Sierra de Guadarrama. Aparece sobre todo asociado a encinares, alcornocales y a sus matorrales de sustitución, y es una planta pionera tras los incendios. Se localiza de forma abundante por el Centro, Oeste y Sur de la Península Ibérica, y sólo escasea por el Norte e interior de la parte Este de España.

No suele sobrepasar el metro y medio de altura. Presenta numerosos tallos de hojas alternas y verdes incluso en las épocas más desfavorables del año. Estas hojas son muy numerosas, de lineares a oblongo lanceoladas, y normalmente de 20-30 mm de longitud y 2-3 mm de anchura.

Hojas de Daphne gnidium

Su gran toxicidad le hace capaz de resistir indemne todo el verano e incluso florecer, en una época en que, de otra forma, los herbívoros deberían devorarla sin contemplaciones. De hecho es una de las pocas plantas capaces de florecer en nuestro entorno en pleno estío (normalmente florece entre los meses de junio y octubre). Esta floración se alarga de forma que es fácil contemplar en el mismo brote flores y frutos en diferente estado de maduración.

Daphne gnidium

Las flores son tubulares y están agrupadas en el extremo de las ramillas. Miden de 5-6,5 mm. No tienen verdaderos pétalos, y lo que parecen pétalos son en realidad sépalos petaloideos de color blanquecino. Los frutos son drupas anaranjadas o rojizas, de globosas a ovoides, de 7-8 mm de longitud, y con una única semilla en su interior.

Flores de torviscoFlor y fruto de torvisco

Como ya he comentado, se trata de una planta fuertemente tóxica, que se ha utilizado tradicionalmente para desparasitar al ganado (espantamoscas, matapulgas), y en concreto para ahuyentar al “piojillo” en los gallineros (hierba de los pollos). Sin embargo, la ingestión de sus frutos puede matar con gran rapidez a las gallinas, circunstancia a la que debe algunos de sus nombres vulgares (matagallina, matapollo, etc).

Al igual que otras plantas mediterráneas, su raíz machacada se ha utilizado para envenenar a los peces y pescarlos, práctica totalmente prohibida en la actualidad, y que se denominaba “entorviscar”.

Curiosa es la mención que aparece en el Dioscórides renovado de Pío Font Quer a la diatriba de Andrea Mattioli (1548): “Las gentes del campo llaman a este fruto, a causa de ser muy agudo, pimienta de monte, y hacen mucho uso de él para purgarse cuando se sienten enfermos; creen que haciéndolo así engañan a los médicos y parecidamente a los boticarios, sin reparar que comúnmente hacen después cantar a los curas y doblar las campanas, como he visto yo muchas veces...”. Sobran los comentarios.

Otra utilidad tradicional citada comúnmente es la de fabricar cuerdas con la resistente y fácil de separar corteza de los tallos. Con ellas se ataban sacos, haces de leña o paja, e incluso se castraban corderos.

Rama en flor de torvisco

Por su sobresaliente rusticidad, su presencia siempre verde y su floración y fructificación veraniegas, es una planta muy apta para su uso en jardinería, uso no recomendable (claro está) en jardines por donde deambulen los niños.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Alcornocal, El dominio del encinar y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Daphne gnidium

  1. P.P. Grillo dijo:

    Gracias Miguel, por ilustrarnos con tus estupendos artículos. Este arbusto “Torvisco” tiene unas características muy curiosas y singulares en su desarrollo. Como que puede estar en flor y con frutos incipientes y maduros a la vez en la misma ramilla. Creo que en Hoyo es la única Thymelaeaceae que existe, bueno, a lo mejor me das una grata sorpresa; de ti se puede esperar cualquier cosa. A pesar de su gran toxicidad es muy posible que algún pájaro las coma, y de esa manera expanden las semillas por el monte. ¡Ah!, vaya con la Andrea Mattioli esa, menudo ejemplar estaba hecha.
    Un abrazo.
    P.P. Grillo.

  2. midelcorro dijo:

    Pues en efecto es la única especie de la familia en la zona, al menos de momento, jeje. No tengo ni idea de qué animales se comerán los frutos, pero desde luego a las gallinas las deja secas. Quizás algún lector avezado nos pueda contar algo…
    Un abrazo
    Miguel

  3. Fernando dijo:

    Gracias por la advertencia. Los frutos son apetecibles y cualquiera diría que son tan venenosos. Me mantendré alejado de la tentación.

  4. midelcorro dijo:

    Te seguiré contando qué no comer. Mientras tanto, ten en cuenta que como en tantas facetas de la vida, algunas cosas bonitas sólo te darán problemas, jeje. Un saludo
    Miguel

  5. Sara Rodrigo dijo:

    Que bonitas fotos del torvisco 🙂 Este fin de semana los vi con sus flores y frutos en la zona de Cabañeros. Creo que hay quien utiliza su raíz también a modo de fitosanitario…Un saludo Miguel!

  6. midelcorro dijo:

    Gracias por tu comentario, Sara. Desde luego, debe ser buen insecticida… Me parece interesante lo que comentas. ¿Sabes contra qué plagas se usa? Qué maravilla Cabañeros y los Montes de Toledo, verdad? Llevo algún tiempo sin ir, pero es una zona que me encanta. Algunas zonas cercanas a Colmenar Viejo y Hoyo me recuerdan a aquello.
    Un saludo
    Miguel

  7. Pingback: Viajando sin ir muy lejos (XXIII) : Castilla la Mancha | creciendoentreflores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s