Teesdalia coronopifolia & Teesdalia nudicaulis

Nombre científico:    Teesdalia  coronopifolia (J.P. Bergeret) Thell.

                                      Teesdalia nudicaulis(L.) R. Br.

Familia:                       Cruciferae

Nombres vulgares:    Pan y queso, paniquesillo

Teesdalia coronopifolia es una crucífera de floración temprana, muy común en los pastos y prados de nuestro entorno. Se trata de una pequeña hierba anual, que, pese a su humilde tamaño, es fácilmente reconocible por sus racimos terminales de flores blancas, y por la característica forma y disposición de su roseta de hojas basales.

Teesdalia coronopifolia 1Teesdalia coronopifolia 2

Año tras año nacen de semilla (normalmente en otoño), generando rosetas de hojas muy poco perceptibles entre la incipiente hierba. Las características rosetas de hojas, de ligeramente pinnatífidas a pinnatisectas, permanecen latentes durante los fríos, y comienzan a emitir los tallos florales a la salida del invierno.

Pese a que la bibliografía les atribuye mayor altura, los tallos florales raramente se levantan en nuestra zona por encima de los 10 centímetros, y culminan en un racimo apretado de flores blancas, que se va alargando conforme se van formando los frutos.

Teesdalia coronopifolia 3

Los frutos son denominados silículas, y son de forma aplanada, más o menos redondeada (de contorno suborbicular) y de 2-3 x 2-2,5 mm. Están divididos por una membrana o septo, y en cada mitad se alojan 2 pequeñísimas semillas de aproximadamente 1 mm de diámetro, que quedan libres al madurar el fruto.

Como se aprecia en la foto inferior, la otra especie ibérica (T.nudicaulis, ejemplar de la izquierda) suele ser bastante mayor que T.coronopifolia (ejemplar de la derecha). Como no suele ser fácil tenerlas juntas para comparar, debemos acudir a detalles más fiables. Lo más fácil de distinguir a simple vista es la forma de los lóbulos de las hojas basales, que son agudos (más puntiagudos) en T.coronopifolia y obtusos (más redondeados) en T.nudicaulis.

Teesdalia

Por lo demás, Teesdalia nudicaulis es una planta bastante similar a T.coronopifolia, aunque prefiere pastos más frescos, lo que hace que sea más frecuente (aunque también más tardía) en zonas altas de la Sierra de Hoyo. En cualquier caso, es de largo, mucho menos común que T.coronopifolia.

Teesdalia nudicaulis flores

Como el resto de la planta, las flores son algo mayores que las de T.coronopifolia. Además, dos de los cuatro pétalos son bastante mayores que los otros dos, cosa casi imperceptible en T.coronopifolia, mientras que los frutos son silículas de contorno obovado.

Teesdalia nuducaulis 2Teesdalia nuducaulis 3

A la vista de la presencia de estas dos especies, la Sierra de Hoyo cuenta con las dos especies del género presentes en la Península Ibérica, por lo que de conocerlas podremos presumir de ser expertos en Teesdalias ibéricas.

Ambas especies son comunes en casi toda la Península, aunque T.nudicaulis escasea hacia el Sur y el Este.

El género Teesdalia está dedicado al botánico inglés Robert Teesdale.

Es una de tantas plantas que reciben el nombre vulgar de pan y quesillo.

Publicado en El dominio del encinar, El pequeño dominio del robledal | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Narcissus rupicola, N.triandrus & N.bulbocodium

Nombres científicos:      

             N.rupicola Dufour ex Schult. & Schult. fil.

             N.triandrus subsp.pallidullus (Graells) Rivas Goday

             N.bulbocodium subsp.bulbocodium L.

             N.bulbocodium subsp.graellsii (Webb ex Graells) K. Richt.

Familia:                        Amaryllidaceae

Nombres vulgares:    Narciso, campanitas, jarritas, trompetillas

Narcissus rupicola 1

Tres especies del género Narcissus son de las primeras especies en florecer cuando el invierno aún se resiste a marcharse de nuestros montes. Estas elegantes bulbosas son los comúnmente llamados narcisos, y en el cénit de su floración cubren grandes superficies, hasta el punto de que en algunas zonas casi cuesta no pisarlos.

El Mediterráneo occidental, y en particular la Península Ibérica constituyen el origen geográfico y el lugar con más diversidad de narcisos del Planeta.

Narcissus rupicola 2

Quizás la más común de las tres especies en nuestra zona es el espectacular narciso de roca (Narcissus rupicola), que como su nombre indica, se adapta a la perfección a la vida en las repisas, pastos y grietas que se encuentran entre los roquedos graníticos de la Sierra.

Narcissus rupicola 3

Las flores son solitarias y están compuestas de 6 tépalos (segmentos o unidades de los periantos en los que no están claramente diferenciados la corola y el cáliz) ovados y de color amarillo vivo. En el centro de la flor está la característica corona de los narcisos, de sección circular y dientes irregulares y obtusos. Se diferencia bien de otras especies de la zona por sus tépalos patentes (perpendiculares al eje de la flor, a diferencia de N.triandrus) y por la corona mucha más corta que los tépalos (lo que lo distingue de N.bulbocodium).

Se trata de una especie endémica (exclusiva) de la Península Ibérica, que crece sobre todo en la mitad centro occidental de la misma.

También a menudo entre rocas, aunque más común en pastos y claros de matorral, el narciso pálido (Narcissus triandrus subsp.pallidulus) es también abundante, e inconfundible por sus muy tempranas flores péndulas, solitarias o en grupos de 2 o 3 flores, de color apagado y con sépalos reflejos (vueltos hacia atrás). Es común ver convivir ambas especies en la misma zona.

Narcissus triandrus 1

La subespecie pallidulus del Narcissus triandrus es también un endemismo de la Península Ibérica, que se caracteriza por tener una sola hoja por planta (a veces dos), semicilíndrica, y sin dos quillas bien marcadas en el envés.

De las tres especies, seguramente es la que mejor escenifica la idea de que el nombre científico de los narcisos (Narcissus) deriva de la fábula de Narciso, que castigado por los dioses, se enamoró de su propia imagen reflejada en un estanque. Finalmente se arrojó al agua buscándose a sí mismo y se ahogó, tras lo cual brotó en el lugar la hermosa flor que lleva ese nombre. No es la única especie de narciso que parece mirarse en un estanque. Según Plinio, el nombre científico viene en realidad de sus efectos narcóticos (gr.nárkē, -ēs; lat.narce-es: entumecimiento, entorpecimiento, letargo, etc).

Narcissus triandrus 2

La tercera especie localizada de momento por estos lares es quizás algo menos común por aquí, apareciendo habitualmente más tarde y en pastos más frescos. Se trata de Narcissus bulbocodium, de flores solitarias, y tépalos erectos-patentes (no vueltos para atrás como en N.triandrus), pero muy estrechos y de longitud similar e incluso a menudo menor que la corona. La corona parece un embudo, hecho del que deriva uno de los nombres vulgares de esta especie (trompetillas, trompeta de Medusa).

Narcissus bulbocodium subsp.bulbocodium 1

Se trata de una especie bastante común en toda la península a excepción de la costa mediterránea, que también aparece en el Sur y Oeste de Francia, así como en el Norte de África.

Los autores más analíticos le han atribuido varias subespecies, que sin embargo no tienen entidad suficiente según el criterio de Flora Ibérica.

La más común en los pastos frescos al Sur de la Sierra de Hoyo sería el Narcissus bulbocodium subsp. bulbocodium, de flores de color amarillo vivo.

Narcissus bulbocodium subsp.bulbocodium 2

Además, en algún pasto fresco en las fresnedas situadas al Norte de la Sierra de Hoyo (Moralzarzal y Cerceda), se localizan buenas poblaciones de narcisos de flores pálidas, que quizás podrían asignarse a N.bulbocodium subsp.graellsii, taxón tradicionalmente reconocido como endémico para el Sistema Central.

Narcissus bulbocodium subsp.graellsii 1

Sea como fuere, llama la atención la presencia precisamente en las zonas más frescas de estos montes de poblaciones enteras de estos narcisos tan aparentemente difereciados de los que se encuentran por el resto de la Sierra de Hoyo.

Narcissus bulbocodium subsp.graellsii 2

No se conocen especiales utilidades de los narcisos aparte de la decorativa, que eso sí, les ha valido ser una de las plantas bulbosas más cultivadas, y cuyo recolección con fines comerciales les ha traído no pocos problemas a algunas especies.

De hecho, N.bulbocodium está citada por la Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992 relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres, como Especie vegetal de interés comunitario cuya recogida en la naturaleza y cuya explotación puede ser objeto de medidas de gestión (Anexo V).

Por su parte, N.triandrus aparece en la misma Directiva como Especie vegetal de interés comunitario que requiere una protección estricta (Anexo IV).

Publicado en El dominio del encinar, Pastos frescos y fresnedas, Roquedos | Etiquetado , , , , , | 5 comentarios

Bidens frondosa

Confirmada la presencia de Bidens frondosa L. (Asteraceae) en la provincia de Madrid

Bidens frondosa 15

Pulsa a continuación para leer el artículo sobre esta planta (publicado en BV News):

Confirmada la presencia de Bidens frondosa en la provincia de Madrid

 

Publicado en Arroyos y lagunas, Plantas alóctonas | Etiquetado , , , | 10 comentarios

Phillyrea angustifolia

Nombre científico:     Phillyrea angustifolia L.

Familia:                        Oleaceae

Nombres vulgares:     Labiérnago, olivilla, olivillo.

El labiérnago es una planta típicamente mediterránea, pariente cercano del olivo, y que suele aparecer acompañando al encinar en las situaciones más térmicas de nuestros montes. Por este motivo, su presencia es muy escasa a partir de cierta altitud y en las orientaciones Norte de la Sierra de Hoyo de Manzanares, y se va haciendo gradualmente más abundante conforme nos acercamos hacia el Suroeste. En algunos parajes resguardados del término municipal de Torrelodones se hace muy abundante y llega a dominar el sotobosque, dándole un aspecto de mayor frondosidad al encinar.

Phillyrea angustifolia 1

Es un arbusto perennifolio que puede llegar a superar los 3 metros de altura. Las ramas son largas y flexibles. Posee hojas son opuestas, linear lanceoladas, con peciolos cortos, y que llegan a alcanzar los 8 centímetros de longitud. El haz es verde oscuro, y el envés algo más claro, y a diferencia del olivo, glabro (sin pelosidad).

Rama con brotes florales de P.angustifoliaRama en flor de Phillyrea angustifolia

A principios de primavera comienzan a formarse los botones florales en las axilas de las hojas. Las flores son ya visibles en abril-mayo, son blanco-verdosas, y aparecen agrupadas en ramilletes en las axilas de las hojas.

Frutos de P.angustifolia

El fruto madura a final de verano y su aspecto denota el parentesco con el olivo. Se trata de una drupa carnosa de 4-7 mm de diámetro, de color violáceo-negruzco en la madurez, de forma globosa u ovoide, y rematada por un pequeño pico. En su interior se desarrolla una semilla semileñosa.

Ramas de labiérnago

El labiérnago u olivilla está presente en gran parte de la Península Ibérica, aunque es mucho más abundante en la mitad Sur, y escasea en las regiones de clima más continental.

Se trata de un planta muy apetecida por los herbívoros, por lo que escasea donde hay mucha presión ganadera o de ungulados silvestres.

Ejemplares de labiérnago

El epiteto angustifolia quiere decir de “hoja estrecha”, por comparación con la otra especie ibérica, P.latifolia, no presente en nuestro entorno. Por su parte el origen del nombre del género no es bien conocido, pero la etimología popular indica que podría derivar del griego phýllon (hoja), en alusión a su abundante follaje

Sus ramas han sido utilizadas para elaborar bastas escobas con las que barrer patios, como leña, y por su abundancia en taninos, para curtir pieles. Además, es buena planta melífera, pues produce un néctar que gusta mucho a las abejas.

Por último, hay que destacar su gran valor ornamental, que la hace muy recomendable en jardinería, y en especial en las zonas más templadas de nuestro entorno.

Publicado en Alcornocal, Arroyos y lagunas, El dominio del encinar | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Celtica gigantea

Nombre científico:      Celtica gigantea (Link) F.M. Vázquez & Barkworth

Familia:                         Gramineae

Nombres vulgares:     Berceo, banderillas

La anterior entrada de este blog trataba de la que seguramente es la menor de las gramíneas que se pueden encontrar en el piedemonte de Guadarrama: la Mibora minima. De la misma familia, pero inmensamente más grande (incluso más de dos metros de altura), el berceo es quizás el extremo opuesto en lo que a tamaño de gramíneas se refiere.

Ejemplar de Celtica gigantea

El berceo es un pariente cercano del esparto, pero al contrario que éste, prefiere vivir en terrenos silíceos de la Sierra de Guadarrama, normalmente a partir de los 900 metros de altitud. Necesita cierta humedad climática, por lo que en la Sierra de Hoyo habitualmente cubre extensiones de magnitud en zonas altas como la que se muestra, situada al Sur de canto Hastial.

Celtica gigantea 2

También requiere suelos con cierta profundidad, por lo que es más fácil encontrarlo en  zonas allanadas. Sin embargo, tampoco es raro encontrar ejemplares creciendo entre rocas, cuando éstas le proporcionan grietas con suficiente suelo. Donde prolifera, forma terrenos cubiertos de grandes macollas elevadas sobre el terreno, formadas por las vainas viejas de las hojas de años anteriores, y que son denominados berciales o berceales. Estas formaciones han dado lugar a numerosos topónimos (El Bercial, Peña Bercial, Los Berciales, Los Berceales, etc).

Berceal

Se trata de una planta perenne, que pasa el invierno en forma de recias macollas. Las panículas son abiertas y desparramadas, de unos 40 cm de longitud, y durante el verano adquieren unas bellas tonalidades doradas, que dan un característico aspecto a los berciales.

Celtica gigantea 4Panícula de berceo

Las hojas son largas y convolutas (se enrollan a lo largo formando un tubo). Las espiguillas poseen glumas puntiagudas de unos 3 cm de longitud y lemas de 2 a 3,5 cm, pelosas y bífidas en su extremo. Las aristas miden unos 10 cm, y al contrario que el esparto (no presente en nuestra zona) no tienen pelos en su base. El gran tamaño de esta gramínea la hace inconfundible en nuestro entorno.

Espiguillas de Celtica giganteaCeltica gigantea 7

Se trata de una planta autóctona, que se localiza en la parte occidental de la Península Ibérica (con excepción del Norte), y en el Norte de África.

Anteriormente se incluía junto al esparto dentro del género Stipa, pero ahora el berceo pertenece al género Celtica (Celtica gigantea) y el esparto al género Macrochloa (Macrochloa tenacissima).

El berceo ha sido utilizado en cestería como sustituto del esparto en las zonas donde éste no está presente. También se usaron sus fuertes raíces para hacer cepillos de raíces con los que rascar la suciedad incrustada. Otro uso curioso que se dio en algunas regiones de España para los tallos del berceo fue la fabricación de zambombas para Navidad.

Hoy en día es una bonita planta muy apta para su uso en jardinería.

——————————————————-

No puedo dejar de mostrar al hablar de esta planta, mi curiosidad por los topónimos Berzosa y Berzalejo, que dan nombre a dos conocidas urbanizaciones de Hoyo. Buscando en internet, es fácil encontrar relación entre topónimos como éstos y las populares berzas. Sin embargo, no parecen estos lugares muy propicios para su cultivo, y menos aún en abundancia tal que justificara los topónimos. Otra posibilidad algo más razonable es que el nombre fuera traído por emigrantes o colonizadores de estas tierras, procedentes de lugares donde sí fueran comunes tales nombres. Aún así, tal abundancia de topónimos ligados a esta circunstancia en Hoyo me parece chocante.

Buscando, buscando…por fin encuentro algo en la Red que me da alguna esperanza (sólo eso) de relacionar estos nombres con el bonito berceo, ya de por sí merecedor de numerosos topónimos en nuestro país. Hablando del municipio madrileño y serrano de Berzosa de Lozoya, el libro “Puebleando por Madrid, Sierra Norte” de F.Ruiz Cortés y F.Sánchez Cobos,  dice así: “Antes de introducirnos en su historia abordaremos el origen del topónimo, del cual existen varias versiones. La primera de ellas lo relaciona con berza, verdoso o poblado de bercios. Berzo viene del latín versare que significa mover, y bercial es un sitio abundante en bercios, que son plantas gramíneas parecidas al esparto, con vegetación frondosa. En cuanto a la segunda versión deriva de berezosa, berezo, sincopado de brezo…”.

También buscando encuentro algún topónimo en Guadarrama que me hace pensar, como el del embalse de Bercealejo, cerca del San Rafael (en Segovia).

Entrando de lleno en el terreno de la especulación, y consciente de no tener ni idea de fitotoponimia, Bercealejo y Berzalejo me suenan a pequeño berceal o bercial., y ya puestos, nuestra Berzosa podría venir de una zona con berceos (¿berceosa?).

Seguro que algún vecino o entendido en la materia podrá decirme si estas meras especulaciones podrían tener alguna base, o son dignas de ser borradas por el autor de esta entrada para evitar mayores bochornos. En cualquier caso, mi atrevimiento y la corrección seguro que nos servirá a algunos para aprender un poco más.

Publicado en El dominio del encinar, El pequeño dominio del robledal | Etiquetado , , , , | 12 comentarios

Mibora minima

Nombre científico:     Mibora minima (L.)Desv.  

Familia:                         Gramineae

Nombres vulgares:     Hierba enana, hierba pigmea,

                                        hierba de arena temprana

La primera gramínea que se presenta en este blog es seguramente una de las fáciles de reconocer de esta complicada familia de plantas que son las gramíneas. Eso sí: la primera vez cuesta encontrarla debido a su pequeño tamaño, pero una vez que uno se agacha a mirarla y observa por primera vez sus curiosas y llamativas espigas de color púrpura, la hierba pigmea se vuelve inconfundible y hasta fácil de localizar.

Mibora minima

Se trata de una planta anual que crece formando pequeñísimos céspedes en suelos arenosos normalmente extremadamente pobres y de escaso espesor. Levanta de 3 a 10 cm de altura, y posee unas pequeñas hojas acanaladas que forman una roseta basal sobre la que se alzan las minúsculas espigas de tono purpúreo, de aproximadamente 0,5-2 cm de longitud. Las espigas están formadas por espiguillas aún más pequeñas (1,7-2,5 mm), y de ellas sobresalen los estambres blancos que contrastan con el color de las espigas.

Mibora minima tiene una floración muy temprana, pudiéndose ver ejemplares en flor a la salida del invierno, ya en el mes de febrero, o incluso antes, cuando los inviernos vienen suaves.

Mibora minima

Es una planta originaria del Mediterráneo occidental, que ha sido introducida en otras zonas del planeta.

Pese a su humilde tamaño es una planta muy vistosa, que puede su tener lugar en jardinería, para adornar rocallas.

Mibora minima

Publicado en Arenas y suelos esqueléticos | Etiquetado , , | 1 Comentario

Anemone palmata

Nombre científico:     Anemone palmata L.

Familia:                        Ranunculaceae

Nombres vulgares:     Hierba centella, anémona, hoja del amor

La hierba centella es una planta vivaz de rizoma tuberoso, que crece formando pequeños grupos en depresiones húmedas y pastos y suelos frescos de encinar y alcornocal. Es una especie que habita en el Mediterráneo Occidental, siendo frecuente en el Suroeste y Oeste de la Península Ibérica.

Anemone palmata

El ciclo anual de la planta comienza con la formación de las rosetas basales, de hojas pecioladas, sub-orbicular-reniformes, con 3-5 lóbulos poco profundos.

Hojas basales de Anemone palmataAnemone palmata tallo floral

Llegada la primavera, comienza a brotar de la roseta un largo tallo floral, que en su desarrollo definitivo alcanza fácilmente los 30-40 centímetros de altura. En la base del tallo floral hay dos brácteas palmati-lobuladas, unidas entre sí, y de aspecto claramente distinto al de las hojas.

Cada tallo presenta una única vistosa flor hermafrodita, con 8-15 tépalos amarillos, de unos 2 cm de longitud y aspecto velloso y algo rojizo por el envés. La parte femenina (gineceo) está compuesta por numerosos carpelos, de intenso color amarillo al igual que el resto de piezas florales.

Flor de Anemone palmata
Flor de Anemone palmata 2

Fructifica en forma de poli-aquenio ovoide, de 9-30 mm de longitud, con los aquenios (frutos secos cerrados con una sola semilla en su interior) pubescentes rematados en un estilo corto que sobresale de la maraña algodonosa.

Anemone palmata fructificación

El nombre genérico de Anémona tiene origen en la palabra griega ánemos (viento), y se debe a la facilidad con que las flores de las anémonas se mueven en cuanto sopla la mínima brisa.

Se trata de una planta muy tóxica que sin embargo se ha usado en la antigüedad para hacer emplastos que levantaban ampollas a las que se suponían virtudes sanadoras de diversos males. También lo usaron al parecer los mendigos con la misma finalidad que la que dio nombre a la hierba de los pordioseros (Clematis vitalba).

Clematis vitalba frutos

Esta trepadora no localizada al menos por el momento en los alrededores de la Sierra de Hoyo también tiene la propiedad de irritar la piel, por lo que fue usada por los mendigos para causarse ulceraciones y llagas con las que provocar pena y facilitar la limosna.

El nombre vulgar de hierba centella, usado también para otras especies ibéricas sigue siendo para mí un misterio. ¿Se debe simplemente al vivo color amarillo de sus flores? Quizás alguien pueda sacarnos de dudas…

Publicado en Alcornocal, El dominio del encinar, Pastos frescos y fresnedas | Etiquetado , , , | 4 comentarios

Ferula communis

Nombre científico:             Ferula communis L.

Familia:                                 Umbelliferae

Nombres vulgares:             Cañaheja, caña, cañareja, férula

La cañaheja es una planta relativamente común en herbazales, matorrales, baldíos, cunetas, e incluso terrenos rocosos de nuestros montes. Pariente cercana de las plantas del género Thapsia (también llamadas comúnmente cañahejas), es fácil distinguirla de ellas incluso a distancia, por ser la férula de mayor tamaño (fácilmente alcanza los 3 metros de altura), y por tener las inflorescencias cilíndricas y no globosas.

Ferula communis en flor

Planta de asombroso vigor, comienza a brotar a partir de una raíz rizomatosa con las primeras lluvias otoñales. Tras el parón invernal, la roseta inicial se va llenando de grandes hojas pecioladas, muy divididas, con divisiones de último orden lineares, que para los menos entendidos pudiera parecerse al hinojo. No en vano, algunos de sus nombres vulgares aluden a este parecido: hinojera borde, hinojo borde, hinojo de burro.

Hojas basales de Ferula communis

Es curioso lo de este último nombre común, porque la ingestión de sus hojas produce a los burros, al igual que a los caballos y a las vacas y ovejas, una grave afección denominada ferulismo, que provoca hemorragias externas e internas, y que a menudo acaba con la muerte de los animales. Quizás más acertado por ello habría sido llamarla por ejemplo mataburros…

Plantas jóvenes de Ferula communis

Muy avanzada la primavera o incluso ya en el principio del verano, las hojas ya han sintetizado las suficientes reservas como para permitir que la planta “eche el resto” y emita de forma rápida el enorme brote floral, que en algunos casos puede llegar a medir más de 3 metros de altura. Este tallo es estriado longitudinalmente, y posee una médula esponjosa en su interior, que lo hace ligero pero bastante resistente.

En la parte distal del brote, aparecen de forma más o menos alterna una serie de umbelas compuestas de flores amarillas, que constituyen un auténtico festín para los insectos.

Flores de Ferula communis

Una vez fecundadas, las flores dan lugar a frutos de obovados a elípticos, glabros, de aproximadamente 1-2 cm de longitud, y con alas estrechas y rígidas.

Terminada la maduración de los frutos, toda la parte aérea de la planta se seca, en espera de que las primeras lluvias otoñales permitan a las primeras hojas basales asomar sobre el suelo para iniciar un nuevo ciclo anual.

Frutos de Ferula communis

Los tallos de las férulas están rellenos de una médula esponjosa fácilmente inflamable, que arde lentamente sin quemar la parte exterior. Leo por ahí que para robar el fuego del Olimpo y llevarlo a la Tierra sin ser visto por los Dioses, Prometeo lo conservó metiendo una brasa en una cañaheja, que parece que podría ser de férula.

La férula es también una planta de interés para los “seteros”, pues en sus raíces se cría una seta muy cercana a la conocida seta de cardo. Se trata de la seta de caña o de cañaheja (Pleurotus eryngii var.ferulae), algo más grande que la seta de cardo, y de similares cualidades culinarias. No está de más indicar para los muy atrevidos que esta seta puede ser confundida con especies tóxicas del género Clitocybe o Paxillus, por lo que como con el resto de setas, hay que ser muy cauto. La más conocida seta de cardo crece sobre el cardo corredor (Eryngium campestre), como la férula, de la familia botánica de las umbelíferas.

El tallo largo y ligero de la férula fue utilizado en algunas zonas para elaborar rudimentarias cañas de pescar. Menos amable es el uso que se le atribuye como vara con la que castigar a los estudiantes en las escuelas.

El género Ferula es de gran complejidad taxonómica. La especie Ferula communis tiene tres subespecies, de las cuales Ferula communis subsp. catalaunica parece ser la presente en nuestro entorno.

Ferula communis en pleno verano

Publicado en Alcornocal, El dominio del encinar | Etiquetado , , , , , | 3 comentarios

Prunus spinosa

Nombre científico:             Prunus spinosa L.

Familia:                                 Rosaceae

Nombres vulgares:             Endrino, arañón, bruño

El endrino es una de esas plantas intrínsecamente asociadas a las cercas que separan caminos y prados en nuestros campos. Casi resulta raro encontrar un ejemplar que no esté pegado a un muro de piedra, y cuando no es así, casi siempre se protege entre alguna maraña de zarzas y rosales, que le ayudará a protegerse de los herbívoros.

Prunus spinosa 1

Se trata de una especie estrechamente emparentada con los frutales de hueso, entre los cuales se encuentran el melocotonero, albaricoquero, ciruelo y cerezo, y con el almendro. Sus frutos no son sin embargo comestibles por ser muy astringentes.

Es una planta bastante común por los alrededores de la Sierra de Hoyo, y como ocurre con otros frutales de hueso y con el almendro, su presencia se hace notoria a principios de primavera cuando florece aparatosamente, normalmente antes de que hayan brotado las hojas.

Endrino en flor

Las flores son blancas, con 5 pétalos oblongos, 5 sépalos y numerosos estambres.

Flores de Prunus spinosa

Los frutos, las célebres endrinas o arañones, maduran al final del verano, con los pastos ya completamente agostados. Son drupas globosas de unos 10 mm de diámetro, de color azulado oscuro, y están recubiertos de una pruina blanquecina que se quita con el tacto. Su carne es de sabor ácido, y extremadamente áspera, lo que la hace difícilmente comestible, más aún si no está bien madura.

Frutos de Prunus spinosa

Se trata de una planta que se encuentra distribuida por toda la Península, aunque es más común en la mitad Norte. En los alrededores de la Sierra de Hoyo, es relativamente frecuente, especialmente en zonas con sustratos frescos, acompañando a fresnedas, quejigares, etc. Una buena muestra de su presencia en estos montes es la existencia del topónimo “arroyo del Endrinal”, que discurre por la vertiente occidental del Serrejón, y acaba vertiendo sus aguas en el Guadarrama.

Llegado el final de octubre, los endrinos que no han perdido ya gran parte de sus hojas, toman un bonito color pardo rojizo, que contrasta con el azulado oscuro de los frutos aún presentes en las matas.

Otoñada de Prunus spinosa

La utilidad más conocida del endrino es la elaboración del pacharán. Esta bebida se obtiene por maceración de los frutos maduros en anisado, que no en anís. Es importante este matiz porque es costumbre española ir al campo a coger lo que no sabemos si al final aprovecharemos, y que seguramente estaría mejor en el buche de algunas aves frugívoras. El que coge endrinos para hacer pacharán debe tener en casa anisado, que se suele comprar en garrafas de plástico, normalmente en licorerías. Cualquier intento de hacerlo con anís vulgar acabará en estrepitoso fracaso.

Endrinas y pacharán

Las flores del endrino también han sido utilizadas en tisana como laxante suave, y sus frutos en cambio, como astringente. Los no muy agradables nombres vulgares de “abreculos” y “cerraculo” seguramente hacen honor a tan nobles propiedades.

La dura madera también se ha usado para hacer mangos de herramientas.

Se trata de una interesante planta para la formación de setos, que soporta bien la poda y rebrota también bien de raíz.

Publicado en Pastos frescos y fresnedas | Etiquetado , , | 2 comentarios

Humulus lupulus

Nombre científico:              Humulus lupulus L.

Familia:                                 Cannabaceae

Nombres vulgares:             Lúpulo, espárrago de zarza, espárrago de ortiga

Entremezclado con los zarzales que cubren las orillas de los cauces permanentes de la rampa serrana crece el afamado lúpulo. Esta planta, esencialmente conocida por ser ingrediente básico en la elaboración de la cerveza, es una tenaz trepadora que a partir de un rizoma enterrado emite año tras año nuevos brotes. Estos brotes pueden llegar a medir más de 5 metros de longitud, y extienden sus hojas por encima de rosales, zarzales y demás vegetación de ribera, con el fin de buscar la luz.

Lúpulo

Vive en las zonas templadas y frías del hemisferio Norte, y en la Península se distribuye sobre todo en la mitad Norte. No es demasiado abundante en nuestra zona, pero su presencia es fácilmente detectable debido a su gran tamaño.

Hojas de lúpulo

Los tallos son fistulosos (huecos), lampiños y están cubiertos de unas prominencias bifurcadas llamadas tricomas que les permiten trepar sobre la vegetación. Las hojas son grandes y palmeadas (de hasta 20 centímetros) y se asemejan a las de la vid, aunque son más ásperas. Normalmente se sitúan de forma opuesta en los brotes. Al contrario que la vid, carece de zarcillos para engancharse en la vegetación.

Es una especie dioica, lo que significa que existen pies (plantas) machos y hembras. Las inflorescencias masculinas se presentan en panículas axilares, mientras que las femeninas, también axilares, se presentan de forma solitaria o en pequeñas cimas pedunculadas.

Las inflorescencias femeninas tienen un característico aspecto ovoide, que se debe a que las flores, que se reducen únicamente al pistilo, están cubiertas por grandes brácteas papiráceas ovado-oblongas de 15×10 milímetros. Estas inflorescencias suelen medir 3 o 4 centímetros de largo y aparecen avanzado ya el verano. Despiden un penetrante olor similar al de ajo. El fruto es un aquenio globoso de unos 3 mm de diámetro.

Inflorescencias de lúpulo

Como ya se ha comentado, la utilidad más conocida del lúpulo es servir como aromatizante en la elaboración de la cerveza, aunque al parecer en origen se usó más que nada como conservante. Las plantas femeninas mejoradas se cultivan en León y en Galicia para obtener la lupulina, componente amargo característico de la cerveza. La lupulina se encuentra en unos globulillos glandulares dorados que se encuentran de forma abundante en el interior de las bractéolas que recubren las flores femeninas.

Brácteas abiertas de lúpulo

Un uso tradicional del lúpulo ha sido el consumo de sus brotes jóvenes, de la misma forma que los espárragos o los lupios, hecho que le ha valido nombres vulgares como el de espárrago de zarza o espárrago de ortiga. Las puntas de los brotes se recogen hasta la parte en que son más duros y siempre antes de espigar, y se consumen cocidos, en tortilla, sopas, etc. Sin embargo, hay que tener precaución y no abusar, pues la planta tiene cierto grado de toxicidad, y además desgraciadamente los cursos de aguas en los que pueden verse por estos lares no son precisamente cristalinos.

Brote de espárrago de zarza

Es planta a la que se han atribuido numerosas utilidades medicinales. Una costumbre curiosa era la de rellenar con sus inflorescencias femeninas las almohadas, en la creencia de que ayudaba a conciliar el sueño y a no tener pesadillas.

Se ha especulado con que el nombre del género Humulus podría estar relacionado con el hecho de que la planta crece en terrenos frescos ricos en humus. Sin embargo, parece ser que más bien proviene del nombre eslavo chmele (lúpulo) o del antiguo término germánico Humel ou Humela (portador de frutas). Por su parte, el epíteto lupulus provendría del latín lupus (lobo), al parecer porque la planta crece subiendo por encima de la vegetación y acaba dominándola, como el lobo hace con las ovejas. Explicado según se cuenta, la verdad es que parece un poco “traído por los pelos”. Lo cierto es que el nombre vulgar comúnmente conocido (lúpulo), claramente tiene el mismo origen que el epíteto específico lupulus. También es curioso que otra planta de la que ya hablé en su día (Tamus communis), con indudables similitudes en su forma de crecimiento, se denomine localmente lupio, un nombre que por cierto, también recibe el propio lúpulo en algunas zonas.

Publicado en Arroyos y lagunas | Etiquetado , , , , | 4 comentarios