Narcissus rupicola, N.triandrus & N.bulbocodium

Nombres científicos:      

             N.rupicola Dufour ex Schult. & Schult. fil.

             N.triandrus subsp.pallidullus (Graells) Rivas Goday

             N.bulbocodium subsp.bulbocodium L.

             N.bulbocodium subsp.graellsii (Webb ex Graells) K. Richt.

Familia:                        Amaryllidaceae

Nombres vulgares:    Narciso, campanitas, jarritas, trompetillas

Narcissus rupicola 1

Tres especies del género Narcissus son de las primeras especies en florecer cuando el invierno aún se resiste a marcharse de nuestros montes. Estas elegantes bulbosas son los comúnmente llamados narcisos, y en el cénit de su floración cubren grandes superficies, hasta el punto de que en algunas zonas casi cuesta no pisarlos.

El Mediterráneo occidental, y en particular la Península Ibérica constituyen el origen geográfico y el lugar con más diversidad de narcisos del Planeta.

Narcissus rupicola 2

Quizás la más común de las tres especies en nuestra zona es el espectacular narciso de roca (Narcissus rupicola), que como su nombre indica, se adapta a la perfección a la vida en las repisas, pastos y grietas que se encuentran entre los roquedos graníticos de la Sierra.

Narcissus rupicola 3

Las flores son solitarias y están compuestas de 6 tépalos (segmentos o unidades de los periantos en los que no están claramente diferenciados la corola y el cáliz) ovados y de color amarillo vivo. En el centro de la flor está la característica corona de los narcisos, de sección circular y dientes irregulares y obtusos. Se diferencia bien de otras especies de la zona por sus tépalos patentes (perpendiculares al eje de la flor, a diferencia de N.triandrus) y por la corona mucha más corta que los tépalos (lo que lo distingue de N.bulbocodium).

Se trata de una especie endémica (exclusiva) de la Península Ibérica, que crece sobre todo en la mitad centro occidental de la misma.

También a menudo entre rocas, aunque más común en pastos y claros de matorral, el narciso pálido (Narcissus triandrus subsp.pallidulus) es también abundante, e inconfundible por sus muy tempranas flores péndulas, solitarias o en grupos de 2 o 3 flores, de color apagado y con sépalos reflejos (vueltos hacia atrás). Es común ver convivir ambas especies en la misma zona.

Narcissus triandrus 1

La subespecie pallidulus del Narcissus triandrus es también un endemismo de la Península Ibérica, que se caracteriza por tener una sola hoja por planta (a veces dos), semicilíndrica, y sin dos quillas bien marcadas en el envés.

De las tres especies, seguramente es la que mejor escenifica la idea de que el nombre científico de los narcisos (Narcissus) deriva de la fábula de Narciso, que castigado por los dioses, se enamoró de su propia imagen reflejada en un estanque. Finalmente se arrojó al agua buscándose a sí mismo y se ahogó, tras lo cual brotó en el lugar la hermosa flor que lleva ese nombre. No es la única especie de narciso que parece mirarse en un estanque. Según Plinio, el nombre científico viene en realidad de sus efectos narcóticos (gr.nárkē, -ēs; lat.narce-es: entumecimiento, entorpecimiento, letargo, etc).

Narcissus triandrus 2

La tercera especie localizada de momento por estos lares es quizás algo menos común por aquí, apareciendo habitualmente más tarde y en pastos más frescos. Se trata de Narcissus bulbocodium, de flores solitarias, y tépalos erectos-patentes (no vueltos para atrás como en N.triandrus), pero muy estrechos y de longitud similar e incluso a menudo menor que la corona. La corona parece un embudo, hecho del que deriva uno de los nombres vulgares de esta especie (trompetillas, trompeta de Medusa).

Narcissus bulbocodium subsp.bulbocodium 1

Se trata de una especie bastante común en toda la península a excepción de la costa mediterránea, que también aparece en el Sur y Oeste de Francia, así como en el Norte de África.

Los autores más analíticos le han atribuido varias subespecies, que sin embargo no tienen entidad suficiente según el criterio de Flora Ibérica.

La más común en los pastos frescos al Sur de la Sierra de Hoyo sería el Narcissus bulbocodium subsp. bulbocodium, de flores de color amarillo vivo.

Narcissus bulbocodium subsp.bulbocodium 2

Además, en algún pasto fresco en las fresnedas situadas al Norte de la Sierra de Hoyo (Moralzarzal y Cerceda), se localizan buenas poblaciones de narcisos de flores pálidas, que quizás podrían asignarse a N.bulbocodium subsp.graellsii, taxón tradicionalmente reconocido como endémico para el Sistema Central.

Narcissus bulbocodium subsp.graellsii 1

Sea como fuere, llama la atención la presencia precisamente en las zonas más frescas de estos montes de poblaciones enteras de estos narcisos tan aparentemente difereciados de los que se encuentran por el resto de la Sierra de Hoyo.

Narcissus bulbocodium subsp.graellsii 2

No se conocen especiales utilidades de los narcisos aparte de la decorativa, que eso sí, les ha valido ser una de las plantas bulbosas más cultivadas, y cuyo recolección con fines comerciales les ha traído no pocos problemas a algunas especies.

De hecho, N.bulbocodium está citada por la Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992 relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres, como Especie vegetal de interés comunitario cuya recogida en la naturaleza y cuya explotación puede ser objeto de medidas de gestión (Anexo V).

Por su parte, N.triandrus aparece en la misma Directiva como Especie vegetal de interés comunitario que requiere una protección estricta (Anexo IV).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El dominio del encinar, Pastos frescos y fresnedas, Roquedos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Narcissus rupicola, N.triandrus & N.bulbocodium

  1. P.P. Grillo dijo:

    Magnífica ilustración; tanto fotográfica como explicativa. Eres un enciclopédico relatando todas sus características. ¡Miguel, gracias por todo ello!
    Son comunes las tres especies en Hoyo, pero la que más, y creo que de forma notable, es la subespecie “pallidulus”.-
    Un abrazo.

    • midelcorro dijo:

      Quizás tengas razón, Pepe. Por mi zona abunda más N.rupicola, pero quizás a nivel general sea más abundante N.triandrus en el minicipio de Hoyo. La que sí es algo menos común por el Sur del Serrejón es N.bulbocodium, y aún menos la subsp.graellsii.
      Un abrazo
      Miguel

  2. framboise dijo:

    Hola, Miguel 🙂
    Hace un mes te iba a comentar que, si bien había visto N.triandus por la zona, nunca había visto el N.bulbocodium pero la semana pasada encontré unos que se le parecen bastante en la orilla del embalse del arroyo de Trofas… ¿Es posible?
    Bonitas fotos.
    Un abrazo.

  3. midelcorro dijo:

    Perfectamente posible, Framboise. En Hoyo a menudo se da cerca de los arroyos, donde tiene más humedad. Por nuestra zona además hay muchísimo N.rupicola. El que yo no he visto al Sur de la Sierra de Hoyo (en nuestro municipio ni en Torrelodones) es N.bulbocodium subsp.graellsii.
    Muchas gracias y otro abrazo para ti
    Miguel

  4. Pingback: Narcissus cantabricus | Del Manzanares al Guadarrama

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s