Narcissus cantabricus

Nombre científico:             Narcissus cantabricus DC.

Familia:                                 Amaryllidaceae

Nombres vulgares:             Narciso

Narcissus cantabricus 1

Llevaba años buscando este bello narciso, bastante raro en Madrid, y de cuya presencia tenía noticia por nuestros montes. Cuando el año pasado por estas mismas fechas, preparé la entrada sobre los narcisos presentes en la Sierra de Hoyo y sus alrededores, sabía que probablemente aún estaba huérfana del taxón más esquivo de los cinco presentes en la zona: Narcissus cantabricus. Una nueva agradable sorpresa que me regala esta pequeña Sierra al Sur de las cumbres de Guadarrama, y cuya localización le debo a una foto subida a internet por Rafa Díez, que me dio la pista de por dónde podía andarse la especie.

Narcissus cantabricus 2

El Narcissus cantabricus tiene un nombre que induce al engaño, pues esta  especie no conoce la Cordillera Cantábrica. De hecho, muy pocas citas se conocen más al Norte del Sistema Central, y su presencia es mucho más frecuente en los Montes de Toledo, Sierra Morena y Sierras Béticas. Además se puede encontrar en el Norte de Marruecos y Argelia. Al parecer, el error se debe a una confusión del pliego herborizado, que llevó a su descriptor Alphonse De Candolle (1815), a creer que procedía de la zona cantábrica. Una pena que este tipo de errores no puedan ser corregidos de alguna forma, y que la especie quede para siempre condenada a tener un epíteto tan confuso.

Narcissus cantabricus 4

Este bello narciso de color blanco  inmaculado y floración temprana es muy escaso en Guadarrama. Se trata de una especie catalogada como “vulnerable”, de acuerdo con el Decreto 18/1992, de 26 de marzo por el que se aprueba el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres de la Cominidad de Madrid. Es por ello que guardando la necesaria prudencia, no desvelaré la localización de esta población, que según creo, ya está inventariada.

Narcissus cantabricus 3

De acuerdo con Flora Ibérica, la especie crece en prados, herbazales, roquedos, claros de jaral y zonas abiertas de bosques caducifolios, alcornocales, encinares o pinares, generalmente por debajo de los 1000 metros de altitud. Es de floración muy temprana, apareciendo antes de comenzar la primavera, incluso antes que las otras especies de narcisos presentes en nuestros montes.

Aparte de por su color blanco, se distingue de Narcissus bulbocodium por su corto pedicelo floral, sus hojas más estrechas y su corona más corta en relación con los tépalos.

Narcissus cantabricus 5

Otra característica habitual de esta especie es que a menudo se encuentra agrupada formando ramilletes de flores, lo que al parecer se debe a su capacidad de reproducirse vegetativamente.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El dominio del encinar, Pastos frescos y fresnedas, Roquedos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Narcissus cantabricus

  1. José González Fernández dijo:

    ¡Enhorabuena, Miguel, por este gran hallazgo!
    “Me has puesto los dientes largos”…. parece ser que este año ya es un poco tarde para intentar hacerles una visita. ¿Florecen en Hoyo antes que los N. pallidulus?
    Si me los hubiera encontrado yo por casualidad me habría confundido seguramente. Hubiera dicho, ¡Ahí va!…. un Narcissus bulbocodium hipocromático, jeje.
    Curiosa su zona de distribución, le pasa algo parecido como con el Quercus pyrenaica, que no se ubican en los Pirineos. Creo que ocurrió lo mismo también con un pliego herborizado.
    Un abrazo.
    P.P. Grillo.

    • midelcorro dijo:

      Bueno, Pepe…Como digo en la entrada, el hallazgo se lo debo a una foto en internet, que me daba pistas sobre su ubicación exacta. Eso sí: para tu tranquilidad no está en Hoyo. Este año ya no la pillas, pero el año que viene habrá oportunidad de verlas in situ. Eso sí: como te conozco, te digo que sí la ves, fijo que te llama la atención.
      Un abrazo
      Miguel

  2. Salva dijo:

    Rebrota el blog como si fuese un narciso al sentir la primavera: se le echaba de menos por la blogosfera (o como se diga).

    Lo primero: no hay que hacerse mala sangre con lo de los nombres científicos y sus incoherencias, pues la Botánica misma (así, con mayúsculas) es un puro cachondeo: cambios continuos de nombres, reclasificación de taxones, descubrimiento de nuevas (?) especies, no reconocimiento de otras asentadas desde hace tiempo… En fin, que hay que relativizar.

    Lo segundo (y principal): gracias por la visita a los N. cantabricus; es una especie que hay que ver, ciertamente. Aprovecharé para dejar una foto de la especie por el borde del ecotono y enlazar tu texto, que es redondo y brillante.

    Un saludo.

    • midelcorro dijo:

      Si, Salva… Al igual que le pasó a tu blog, éste ha pasado unos meses aletargado. Prometo no sufrir por el “cantabricus” y otras cosas del estilo. Gracias a ti por comentar. Sabes que tenerte aquí, es un honor para mí, y aparecer “en el ecotono”, además de un honor, una suerte.
      Un abrazo
      Miguel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s